Iniciar sesión I Chat I Favoritos I Verificación cuenta correo


ISSN 2711-2055

 

Inicio

Qué hacemos por usted

Los clientes opinan

Newsletter

Contáctenos


              



Selección/Pruebas de ingreso
¿Cómo contribuyen las pruebas gráfico-proyectivas en los procesos de selección?
Evidenciar rasgos de la personalidad, los conflictos y necesidades de las personas son algunos aspectos que se pueden descubrir con test como el Machover, Wartegg, H.T.P y el del árbol.


Por Adriana Suárez

A través de los dibujos las personas expresan su interior, por ello, recurrir a los test gráfico-proyectivos para los procesos de selección garantiza un análisis profundo en la personalidad de los candidatos.

Telma de Moraes, psicóloga y especialista en pruebas proyectivas, piensa que para entender que un dibujo refleja la personalidad del ser humano es necesario tener una base teórica y psicoanalítica, así como creer en la proyección.

“La proyección es colocar afuera de manera simbólica parte de mí mismo. Cuando le digo a alguien que dibuje a una persona, lo más obvio es que busque dentro de sí mismo el tipo de persona que quiera dibujar. Ese tipo de imagen que va a encontrar, sumado a sus posibilidades gráficas, tiene que ver y refleja lo que él ha introyectado de sí mismo y del sexo opuesto”.

Ficha Técnica

     
En este artículo encontrará cómo las pruebas gráfico-proyectivas contribuyen en los procesos de selección.

- Ver video entrevista con Telma de Moraes, psicóloga y especialista en pruebas proyectivas

- Ver presentación Test gráfico-proyectivos

 

Para la especialista, el beneficio de usar este tipo de pruebas es que en un proceso de selección se descubre la información relacionada con los aspectos del comportamiento que se encuentran latentes, subyacentes y caracterológicos, pero que van a determinar la posibilidad o no de que esa persona se desarrolle en las competencias que se necesiten.

“Las pruebas psicométricas son muy interesantes, pero evalúan una parte situacional de la personalidad, el aquí y el ahora, mientras que las proyectivas permiten analizar y conocer lo intrínseco, lo subyacente de la personalidad, las tendencias del individuo y, por tanto, la proyección de comportamiento a largo plazo”, puntualiza de Moraes.

Recalca que creer en la posibilidad de que un dibujo mida o no la personalidad requiere un marco teórico que debe tener el psicólogo al entender que existe un mecanismo de proyección, un inconsciente y que la expresión simbólica es parte de la proyección de la propia personalidad.

Germán Sáenz, psicólogo organizacional y quien se ha desempeñado como jefe de RR.HH., afirma que estas pruebas son muy interesantes, porque permiten conocer más aspectos de los candidatos para un puesto vacante, pero que quienes los realizan deben tener pleno conocimiento de cómo es el proceso de análisis y no caer en equivocaciones.

“Las personas calificadas que tengan formación en psicoanálisis y estén entrenados para ello pueden ejecutar efectivamente estos test”.

Así mismo, manifiesta que las pruebas proyectivas están basadas en la teoría psicoanalítica y tienen su naturaleza en la valoración del aspecto clínico de las personas.

“Son de gran valor en las pruebas de ingreso o de selección de personal puesto que permiten valorar el aspecto de salud mental de las personas, así como sus tendencias y rasgos de personalidad de una manera más amplia y no dependiente del escenario laboral”.

Los indicadores clínicos son determinantes en la personalidad de los sujetos y no solo en uno de sus escenarios de desarrollo. Por esta razón, Sáenz supone que el marco referencial de una prueba gráfico-proyectiva para la relación y desempeño laboral será determinante en cuanto a que pueden evaluar la personalidad integral de la persona y que es factible asociar su posible comportamiento en determinadas situaciones que se le presente en su interrelación social y laboral.

“El problema de muchos de los procesos de selección es que en procura de una supuesta especialización del mismo dejan de lado el aspecto clínico. Se basan en las denominadas competencias que sólo son un reflejo del actuar en un escenario específico. De ahí a la importancia de las pruebas, pues son de gran ayuda de este tipo de diagnóstico y la visión clínica de la situación”.

Test Wartegg

El test Wartegg es una prueba cuya finalidad es ofrecer información sobre aspectos estructurales y situacionales de la personalidad.

“Su riqueza se centra básicamente en hacer evidente la dinámica entre estas dos dimensiones de la personalidad, al dejar claro el potencial no desarrollado y desconocido por el sujeto, así como aspectos de superación, aprendizaje y desarrollo personal”, aclara Telma de Moraes, quien introdujo este test a Colombia.


Igualmente, ofrece al sujeto una tarea semiestructurada, amena y de carácter lúdico, en la que al partir de ocho estímulos la persona deberá terminar los dibujos.

Test del árbol

Usado en la práctica clínica como en la laboral, la persona debe dibujar un árbol en una hoja en blanco. Es un test proyectivo de la personalidad profunda.

En la gráfica se analizan los elementos que la persona adjunte.

Con el test se podrá observar el nivel de estabilidad emocional y cómo es la persona en cuanto a su sensibilidad, vulnerabilidad, adaptabilidad y rigidez.

Germán Sáenz opina que este test aunque arroja datos importantes del candidato no integra en su totalidad la información que se quiere evaluar.

“Por tal motivo, y como complemento a este test, se utiliza el test de la casa, árbol y persona (H.T.P.)”.

Test H.T.P.

En este test (Home Tree Person: H.T.P.), el evaluado debe dibujar una casa, un árbol y una persona. Analiza aspectos de la personalidad como la parte emocional.

Está basado en el test de la figura humana de Machover y en el del árbol de Koch. La casa proyecta la situación familiar, y el árbol el concepto del yo más profundo.

El test de Machover o de la figura humana

Esta prueba es utilizada en las áreas clínica, educacional y organizacional. La aplicación consiste en dar una hoja blanca a cada persona, un lápiz número dos, borradores de nata, para quienes lo requieran, y se solicita que hagan el dibujo de una persona completa. Se dan 15 minutos para la realización.

Enseguida, se entrega otra hoja donde debe hacerse un dibujo de una persona completa, pero del sexo opuesto a la primera que se dibujó y se brinda el mismo tiempo que se dio con el anterior.

Finalmente, es necesario escribir un cuento donde se registre quienes fueron esas personas dibujadas al revés de cada dibujo.

“Esto nos brinda el material para interpretar los aspectos y las tendencias constitucionales de su personalidad en el desarrollo de sus competencias”, describe Telma.

*Imagen suministrada por Telma de Moraes.


¿Cómo se interpreta el test?

Los datos necesarios para la interpretación del test tienen que ver con dos áreas. La primera, sobre la propia persona que realizó la prueba.

“En el Machover no podemos hacer una interpretación a ciegas. Es necesario conocer la edad del sujeto, el sexo, su formación socio académica y algo de su historia personal”.

La segunda área se relaciona con el conocimiento del perfil profesional, al cual el candidato va a aplicar al realizar esta prueba.

Por ello, la especialista enfatiza en la necesidad de tener una visión de la cultura organizacional, saber con qué tipo de equipo va a participar, cuál es el estilo de liderazgo que tendrá como miembro de ese equipo o en el ejercicio del mismo.

Con lo anterior, se evidenciará si esas características personales se adaptan o no a este perfil y a las necesidades organizacionales.

Proceso de evaluación e interpretación

El proceso de evaluación del Machover ideal para Telma es personal porque la prueba nace y es mucho más exitosa en un contexto clínico, pero para optimizar los procesos organizacionales se pueden manejar grupos máximo de 20 personas, porque es necesario que la relación del psicólogo con el grupo de aplicación sea más íntima y cercana.

“Generalmente, recomiendo que la prueba de Machover sea la última que se efectúe. Nosotros empezamos por las más estructuradas como las psicométricas y terminamos en una prueba proyectiva”.

La interpretación del test se divide en tres etapas:

1. La etapa del cuento: en él se analiza qué escribió la persona sobre las características de su personaje, el entorno, la trama y su finalización.

2. La parte gráfica: se analizan las características de los trazados, las líneas, las sombras, el tamaño y la posición que el dibujo tiene en la hoja.

3. El análisis simbólico: se tiene en cuenta cómo la persona dibuja todas las partes del cuerpo. Es decir, el rostro en conjunto con los ojos, la nariz, la boca, la forma de vestir, el tronco, las piernas, las manos y brazos.

Beneficios

Realizar esta prueba resulta muy económico para las empresas, pues solo se requiere de hojas blancas, lápiz y borrador. Estas son otras de las ventajas que trae el uso de esta prueba.

- Ofrecer una actividad más lúdica y descomplicada para los candidatos.

- La interpretación que ofrece el test es confiable y tiene que ver con aspectos constitucionales y caracterológicos que permiten hacer una predicción de comportamiento a mediano y largo plazo.

- La tarea del psicólogo se vuelve más interesante, al romper la rutina de los profesionales que están en el área de selección. Esto sucede cuando se encuentran con dibujos diferentes y se sienten retados en su interpretación y haciendo algo que nadie más puede hacer, sino el psicólogo.

Andres Felipe Ortiz, jefe de desarrollo de personal para el distrito occidente, de almacenes Olímpica, considera que esta prueba es una herramienta que le permite identificar características en los candidatos y conocer cómo es su estructura.

“El test nos permite extraer los recursos a nivel de personalidad que puede tener un candidato”.

Andrea Bernal, directora de selección y bienestar de la organización Sanitas, opina que el Machover facilita la búsqueda de personal, al permitirle realizar un filtro sin importar si el cargo es operativo o no.

“Encontrar el candidato solicitado puede ser más asertivo con este test”.

Factores que se analizan

Augusto Vels, quien fuera uno de los grafólogos más importantes en su ramo en España, resaltó que en los test gráfico proyectivos como el test del árbol, el H.T.P. (Home Tree Person: test del árbol, casa y persona), el Wartegg y el Machover, las zonas de las figuras dibujadas corresponden a un aspecto psicológico de la personalidad.

Las principales zonas son las siguientes:

  • Zona de la cabeza, la cara y los rasgos faciales.


  • Zona de los brazos, piernas y pies.


  • El tronco, los hombros, el pecho y las caderas.


  • Los detalles que la persona dibuja.


  • Aspectos estructurales como el tamaño, la ubicación, la simetría, las proporciones, la sucesión de las líneas y la actitud de las figuras.


  • Desventajas

  • La habilidad de quien examina debe ser alta. De ocurrir lo contrario, su exactitud no será fidedigna. De ahí a que exista una desventaja si no se cuenta con el personal especializado para realizar estos test.


  • Los candidatos pueden manipular los dibujos cuando ya han presentado varias pruebas para ocupar alguna vacante. Así mismo, se han proliferado entre las personas cuáles son las respuestas más convenientes, de esta manera, se pierde su validez.







  • Documento sin título